8 consejos para ejercitarse en total seguridad

Todo comienzo es difícil y es normal que se cometan algunos errores… Es por eso que si te vas a iniciar en el mundo del fitness o de la musculación, estos tips te ayudarán a evitar una lesión a las primeras de cambio.

1.      Hacer abdominales en el banco

Lo has visto cientos de veces. Un chico o una chica haciendo abdominales en el suelo. Pues en realidad si no estás acostumbrado, es mejor utilizar un banco de abdominales especialmente concebido para este tipo de ejercicio. Así evitarás ocasionarte una lesión a nivel de la espalda y podrás realizar una mayor variedad de movimientos.

2.      Colocar la barra de tracción delante de los hombros

Si eres principiante, el colocar la barra detrás de la espalda puede ocasionarte una lesión en los músculos y tendones del hombro, ya que esta ejercicio requiere tener unos músculos flexibles en la espalda. Coloca entonces la barra delante de tus hombros para reducir los riesgos y trabajar eficazmente tus músculos.

3.      Hacer un entrenamiento integral

Este es uno de los errores más comunes de los no experimentados. Seguramente decidiste comenzar a ejercitarte porque hay una parte de tu cuerpo que querías mejorar. Eso está bien ¡hay que empezar por algo! El error es no ejercitar otro grupo de músculos. Lo más recomendable es hacer un entrenamiento integral.

4.      Dormir

Numerosos estudios han demostrado que el sueño es vital para recargar el organismo. Si antes de tu rutina de ejercicios te sientes cansado, los riesgos de lesión se multiplican por mil. Duerme al menos 8 horas la noche anterior a tu sesión de entrenamiento, trata de acostarte siempre a la misma hora para que tu cuerpo se acostumbre a tu nuevo ritmo de vida. Si no es posible, al menos trata de hacer una siesta antes de entrenar para recargar pilas.

5.      Calentar y estirar

Calentar permite aumentar la frecuencia cardíaca progresivamente y al mismo tiempo prepara los músculos, los tendones y el sistema sanguíneo para realizar un esfuerzo intenso y más o menos prolongando. Calienta durante el 10% del tiempo total de tu rutina para limitar los riesgos de lesión.

6.      Hidratarse

Bebe antes, durante y después del ejercicio para poder aportar los nutrientes necesarios a los tejidos y compensar la sudoración. Puedes igualmente tomar bebidas ricas en sales minerales durante tu sesión de cardio que es cuando hay más sudoración y la pérdida de nutrientes es más grande.

7.      Descansar

¡Comenzaste a ejercitarte y ahora no quieres parar! Pues debes hacerlo. Es recomendable que los principiantes descansen hasta 48 horas entre sesión y sesión. Esto va a permitir a que tu cuerpo reconstruya las fibras musculares destruidas durante el esfuerzo. Entrenarse en exceso aumenta exponencialmente el riego de lesión porque tu cuerpo no le das a tu cuerpo el tiempo necesario para recuperarse.

8.      Tener un programa

Tener un coach que te de un programa específico y perfectamente adaptado a ti, te permitirá conseguir más rápido y fácilmente el resultado que buscas y sin riesgo de lesiones.

Entonces… ¿ahora sí estás listo para comenzar? ;)

Tool Fitness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *